¿Cómo solicitar el ESTA para viajar a Estados Unidos?

Pocas sensaciones son tan gratificares como la de navegar por internet, y así, de la nada, decidir que te vas de viaje. Y es que la aventura siempre empieza en casa, cuando lees blogs de viajes o ves fotos de tus amigos pasándolo genial en otra parte del mundo y tú, mientras te lamentas, deseas estar en cualquier otra parte antes que en esa habitación.

Y en ese momento, de repente, ya lo tienes decidido: te vas de viaje. Buscas vuelos, pides unos días de vacaciones y te vas a por otra aventura. Todo muy bonito. Pero claro, si como yo, has decidido que este año toca viajar a Estados Unidos, la cosa cambia. Porque hay destinos y destinos. Y es que aunque me encantaría plantarme al día siguiente en pleno Manhattan, o recorrer el desierto mientras ves Las Vegas a lo lejos, o cruzar el río Misisipi para llegar a Nueva Orleans, sea el destino que sea, cuando uno se va a los Estados Unidos, lo que le toca es organizarlo con tiempo.

Así, si no quieres quedarte en el aeropuerto sin poder entrar al país, te recomiendo que leas los pasos a seguir para sacarte el ESTA, la forma más fácil y asequible para que los ciudadanos españoles podamos entrar a los Estados Unidos sin ningún tipo de problema.

¿Qué es el ESTA?

ESTA son las siglas en inglés de Electronic System for Travel Autorization. O, en otras palabras, una especie de visado electrónico incorporado a tu pasaporte. Antiguamente, cualquier persona de nacionalidad española que quisiera entrar en el país debía cumplir con el VWP o Programa de Exención de Visa rellenando el formulario verde (I-94W). Dicho formulario se rellenaba en el mismo barco o avión, pero a la larga daba muchos fallos, ya que no era posible verificar la situación del pasajero hasta que desembarcaba y llegaba al control de la aduana.

Lo que esto generaba era que muchas personas tuvieran que coger el viaje de vuelta a su país de origen por no conocer de antemano cuál era su situación como inmigrante. Por lo tanto, en numerosas ocasiones las pérdidas económicas eran bastante elevadas (hoteles, coche, vuelo…) y ello hacía que se generase una especie de “miedo” a viajar a los Estados Unidos.

Tanto fue así que el 12 de enero de 2009 se creó este sistema en línea, conocido como ESTA, y que cumpliría con la función de poder examinar con antelación a cualquier persona que desee viajar a los Estados Unidos, siempre y cuando pertenezca a uno de los 37 países que está dentro del programa Visa Waiver. Este nuevo sistema es mucho más rápido y nos permite conocer nuestro estado migratorio antes de llegar al control fronterizo.

Pese a todo, hay que tener en cuenta que el ESTA no es realmente una visa, sino una pre-autorización que permite abordar cualquier transporte con destino a los Estados Unidos. Por lo tanto, el hecho de que tu petición para expedir el ESTA haya sido aprobada no garantiza la entrada al país, y eso lo dejan bien claro cuando rellenas el formulario. El Electronic System for Travel Authorization cumple con la función de evitarte el pagar una visa, pero que tú entres o no al país siempre dependerá del guardia de fronteras en cuestión.

Otra cosa a tener en cuenta es el tiempo, aunque sacarse el ESTA sea un proceso rápido, no se tarda más de 15 minutos, se recomienda que inicies el proceso, como mínimo, con 72 horas de antelación. Por otro lado, si tu solicitud es rechazada, hay que solicitar una Visa B-1 de visitante o B-2 de turista, y estas visas necesitan de haber cumplido unos procesos burocráticos mucho mayores, incluyendo entrevistas en la embajada y el papeleo más diverso.

Si Estados Unidos es tu país de destino en unas vacaciones, eso significa que debes invertir mucho más tiempo en tu viaje antes siquiera de que pongas un pie dentro de sus fronteras. Por eso, organizar bien el viaje es más que recomendable.

¿Cómo se solicita el ESTA?

Lo primero, cosa lógica, es acudir a la página del ESTA en internet. Allí, los pasos a seguir son claros y la web está perfectamente diseñada para el proceso de hacerse con la exención del visado. Luego de clicar en el botón verde de “SOLICITUD ESTA”, la página se dirigirá a una nueva explicación sobre los fundamentos básicos del programa, en la que tendrás que clicar nuevamente en el botón verde.

A partir de ahí, ya podrás introducir tus datos personales y contestar a las preguntas requeridas por la web, completar cada campo requerido en la solicitud y, en muy poco tiempo (cuestión de minutos), podrás ya tener tu autorización para viajar hasta los Estados Unidos sin ningún tipo de problema. Pero recuerda, que te dejen cruzar la frontera una vez llegues allí aún no está asegurado.

¿Cuánto cuesta sacarse el ESTA?

Sacarse la ESTA es bastante barato y asequible se mire por donde se mire, ya que tan sólo cuesta 14 dólares norteamericanos, en comparación con los 160 que cuesta la expedición de un visado de turista, sin tener en cuenta todos los gastos asociados de viajar hasta la embajada, papeleos varios y demás. A este respecto, la tramitación de la ESTA solo requiere de un ordenador con internet, por lo que la diferencia es aún mayor.

La página web acepta tarjetas como Visa, MasterCard, Amex y Discover (Diners Club y JCB). Eso sí, hay que prestar atención a utilizar la página web oficial del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos para evitar la tramitación a través de terceros que cobren extra por el servicio. Además, de esa forma nos aseguramos que el trámite sea del todo legal, que nunca se sabe.

¿Qué hacer si tu solicitud de la ESTA es rechazada?

Si el gobierno norteamericano decide no aprobar tu solicitud, lo mejor que puedes hacer es solicitar una Visa B-1 de visitante o B-2 de turista, ya que la puerta del programa de exención está definitivamente cerrada, no merece la pena volver a intentarlo. Por eso, siempre está es buena idea realizar la petición de la ESTA con tiempo, ya que, si te es denegada, tendrás que invertir unos cuantos días en tramitar tu visado B-1 o B-2.

Clases particulares Madrid para todas las asignaturas

clases-particulares-madridHay estudiantes que crecen con las clases particulares Madrid de www.masqueclases.com en su carrera de estudios permanentemente. Y otros que jamás necesitaron buscarlas porque se les dio bien aprobar y pasar de curso sin problemas. Otros en cambio han podido recurrir a ellas en momentos puntuales o con asignaturas recurrentes aunque el resto no les presenten obstáculos. Es la casuística de siempre que se repite durante todo el año y se les presenta a alumnos de todos los cursos y planes formativos diversos.

Cada estudiante tiene sus asignaturas preferidas y las que se le resisten por una u otra razón. A ello puede unirse la falta de empatía con el profesor, el desorden para centrarse en el estudio o las dificultades para comprender ciertas materias. Son innumerables los motivos por los que a veces los exámenes representan el gran escollo y hay que recurrir a la ayuda extra.

Muchos prefieren buscar clases particulares durante el curso para preparar los exámenes con más seguridad. Pero hay que pensar que las clases extra suponen también el doble de esfuerzo tanto en tiempo como en desembolso económico, ya que se pagan generalmente por horas. Y suele ser compartido entre alumnos y padres, sobre todo se acusa más en verano si la decisión es acudir a un centro durante el verano, matricularse y pagar cuotas mensuales hasta septiembre que llegan las convocatorias.

Por eso en la capital las escuelas y academias están llenas de alumnos con suspensos de junio que se preparan para no fallar tras las vacaciones de verano. Son por tanto unas vacaciones a medias pero muchos solucionan el curso gracias a los profesores que imparten clases de apoyo. Así que en verano, la necesidad de estos profesionales extra aumenta porque queda un saldo negativo al final de curso y los alumnos se enfrentan a la convocatoria de septiembre como medida de rescate para superar el curso.

Sea cual sea la necesidad de los servicios de las clases particulares Madrid de estos docentes profesionales, se pueden contratar bien a través de los tradicionales anuncios o a través de empresas especializadas. Esta última opción aporta más confianza a los padres, siendo normalmente ellos los que realizan el desembolso económico para ayudar a sus hijos. Y es que estos profesores normalmente gozan de más experiencia en el sector, siendo además ésta demostrable, ya que está respaldada por una empresa y no sólo por su currículo.

Mantenimiento edificios: limpieza de cristales en altura

limpieza-de-cristales-en-alturaLas empresas que se dedican a la limpieza de cristales en altura tienen en cuenta tanto la formación de sus operarios como la utilización de herramientas y materiales más adecuados a cada trabajo. La concepción arquitectónica moderna impone una serie de trabajos de mantenimiento especiales, entre ellos el mantenimiento de los cristales. Y cuando éstos suponen un distanciamiento de la superficie, no queda más remedio que implementar el uso de determinados utensilios para acceder a ellos y hacer la tarea con buenos resultados.

A ello se dedican los profesionales de este sector, que disponen de pértigas que se controlan desde la superficie por parte de un operario. Para mayor altura, el uso de grúas y de plataformas elevadoras es la siguiente opción, en la que el operario o varios de ellos si es necesario, mediante la elevación de cubas que admiten varias personas, administran y cepillan la superficie de cristal con agua y cepillos adecuados. Pueden o no añadir detergentes pero la mayoría utilizan agua pura o con tratamiento de osmosis inversa, que aseguran ser más eficaz y no deja residuo ni lo atrae.

Por lo general se trata de edificios urbanos de bastante altura, los cuales requieren determinada maquinaria y accesorios para acceder al contacto con los elementos a limpiar. Cristales y ventanas, ventanales o paredes de cristal que distan de la superficie hasta 15 metros y por encima de esta altura, necesitan implementar una serie de acciones que solo pueden llevar a cabo dichas empresas y su personal cualificado a través de las técnicas propias de los trabajos verticales.

Los clientes que solicitan estos servicios son administradores de estos edificios, que suelen acordar un contrato de mantenimiento periódico de sus instalaciones en general o de mantenimiento de instalaciones en concreto. Dado que muchas empresas de limpieza no están capacitadas para dicha tarea, la cual requiere una tipología de herramientas determinada y estar homologada por la normativa vigente como tal.

Así pues, si está interesado en contratar servicios relacionados con el mantenimiento de un inmueble o edifico, las tareas de limpieza de cristales en altura serán parte de los trabajos a realizar por el personal técnico especializado. Tanto para desarrollar su labor de la forma más eficaz y rápida posible, tanto para evitar accidentes provocados por caídas de personas o de materiales, gracias a la formación en prevención de riesgos laborales que reciben previamente, según establece la normativa actual.

Beneficios de la instalación de suelo radiante

sueloradianteCon el suelo radiante de http://sueloradianteprecio.com/se consigue una sensación de confort más evidente que con otras calefacciones tradicionales. No precisa radiadores ni convectores ni elementos de distribución de calor porque toda la superficie del pavimento es emanadora de calor, incluso tiene tendencia a distribuirse por las paredes, lo cual aumenta la confortabilidad. Además, al no contar con radiadores ni elementos, no solo se amplía el espacio al completo en la casa, sino que no hay corrientes de aire, ni polución ni granos en suspensión tan agravantes para personas alérgicas. También, es silencioso e invisible, ya no se puede pedir más.

Por supuesto, la ventaja principal es que con este sistema de calefacción se consigue un nivel de confort y habitabilidad incomparable. De hecho, en su rendimiento y eficacia, es ideal para lugares donde se precisa una temperatura constante y no excesiva, ya que con este método, una vez llegado al nivel óptimo de temperatura, en torno a los 24-26 grados, la temperatura no aumenta y se mantiene constante y duradera con el mínimo consumo.

Por eso es un tipo de climatización muy aplicada en centros de salud, residencias, hospitales, colegios, edificios oficiales, centros comerciales, oficinas y todo tipo de locales donde hay un constante trasunto de personas. Mantener en funcionamiento este método de climatización permite tener el máximo confort al mínimo coste, sobre todo si se combina con el de aerotermia, por ejemplo, que consiste en el aprovechamiento de una fuente de energía renovable, el aire exterior, para calentarlo mediante una bomba y distribuirlo en el interior.

Además, para quienes quieran aprovechar el sistema bajo pavimento para tener refrigeración en verano, podrán obtener dicha ventaja sin añadir un sistema adicional en sus instalaciones. Ya sea en casa o en el centro comercial del barrio, este método permite las dos versiones de climatización y con las mismas características de confortabilidad. Sensación bodega en verano, sin corrientes de aire ni ruidos ni radiadores ni convectores, invisible pero eficaz y perceptible.

Sin embargo, para poder ejecutar la instalación de suelo radiante es necesario realizar una inversión inicial algo elevada, por lo que se recomienda comparar presupuestos para escoger una empresa especializada en esta actividad, como Safeclima, http://sueloradianteprecio.com/, para asegurar así el resultado esperado con la instalación. Y es que en ocasiones lo barato sale caro, por lo que es conveniente desconfiar de las propuestas demasiado económicas que seguro incurren en materiales de baja calidad.

Oferta para conseguir un certificado de profesionalidad

certificado-de-profesionalidadIncluso dentro de las titulaciones superiores, el propio Estado establecerá mediante la ayuda del certificado de profesionalidad, la escala de idoneidad de aquellos trabajadores más capacitados y promoverá con ello las contrataciones en determinadas empresas, corporaciones o instituciones. Esta es una de las medidas del Gobierno para disminuir la tasa de paro actual como consecuencia de la crisis económica.

Así, la implantación de certificaciones responde a una criba, a un filtro, a una limitación desde las instituciones, en este caso de la que supuestamente promueve el Empleo. Por ello estos documentos tienen valor nacional y también son expedidos por las distintas Comunidades Autónomas. Desde la propia Administración, estar en posesión de cualquier de estas titulaciones incrementa sustancialmente las posibilidades de ser contratados sobre todo por los servicios públicos, pero también habilita ventajosamente frente a la demanda de las empresas privadas.

¿Cómo se obtienen? Pues además de la formación que acredita un titulado, diplomado o doctorado por los centros docentes homologados, para obtener el visado de profesionalidad hay que hacer un curso y obtener una valoración. Tanto los cursos como el baremo auditor y los niveles en los cuales se organizan, dependen del Estado, por lo que son herramientas que también se han procedimentado y hay escuelas online que imparten los cursos y se encargan de facilitar las calificaciones igualmente. Existe una gran oferta como los cursos reach o el curso recursos humanos.

El resultado se salda con un apto/no apto y hay que destacar que para cada categoría de la lista de categorías hay que superar una serie de Unidades de Competencia, creadas a tal fin y que son en definitiva el listón a superar para conseguir el certificado. Además, como las administraciones competentes llevan un registro nominal de unidades de competencia y de certificados que expiden, se podrán obtener varios mientras no haya limitación para obtenerlos. Pero dadas las características de este sistema de clasificación, el trabajador que se registre en su lista no tendrá muchas posibilidades de cambiar de actividad en el futuro.

De esta manera, los trabajadores que ya tienen experiencia en un sector pero carecen de la formación titulada correspondiente pueden conseguirla a través de un certificado de profesionalidad, así como los parados que quieran estudiar para desempeñar una profesión que nunca han tenido oportunidad de ejercer siempre y cuando se encuentre en la lista de las que propone el Estado, que son las más demandadas en la actualidad.